Gustavo Adolfo Juárez García


10285578_795474617186507_8873198700217630520_oLa llegada del aura, nace en San Lucas Toliman Gustavo Adolfo Juárez García, un 4 de Febrero de 1982, hijo de doña Ligia García de Juárez y de Héctor Juárez Ordoñez.

Quien diría ‘que aquel niño, que pintaba en puertas, jugababa- chajaleles, boliches, trómpós,-,chivíricuarta, barriletes y todos los  juegos existentes en esa época, saborearía las mieles del triunfo. Estudia la primaria en el Colegio San Lucas, donde comenzaba la pasión por el dibujo. El básico lo realiza en el Instituto IMED.  Ante la adversidad logra estudiarla  carrera de Bachiller en diseño Gráfico en el Tecnológico Don Bosco, donde él desarrolló su pasión por el arte, por haber tenido, de catedrático a un gran a artista de la, plástica quetzalteca,  Otto Estrada, quien lo invita a  conocer su estudio, -un lugar de ensueño, en el centro   histórico  de la Ciudad de Quetzaltenango. Después  Gustavo, le comentó a su madre su deseo.. Ella, dándole gran apoyo le aconseja, luego, moralmente le insta a seguir luchando por sus sueños en el proceso de vida, doña Ligia ha sido la forjadora en parte de su destino.

Bendecido y auspiciado por San Lucas el Patrón del pueblo, Tavo lucha por ser un excelente pintor aceptado entre los grandes, encuentra en Xela a grandes personajes que la vida le había  puesto  en su camino, para continuar con el sueño del arte, a quienes siempre los llevará en su corazón por los consejos sabios de pinceles y pinturas.

Dice el artista Tavo Juárez:

En el transcurrir de los años, con experiencias adquiridas, he llegado a la conclusión que el arte es una forma de vida, desarrollándose cuando niño, jugaba a pintor con mi cuaderno de dibujo, que no duraba mucho tiempo en llenarse de objetos y formas, recuerdo que dibujaba algunas rosas, hojas, formas de los árboles y tantos objetos que observaba en el jardín de mi abuelita.

A los 16 años recuerdo había tomado esta decisión de dedicarme a la pintura. Recuerdo que era una época difícil, escasa, sin acceso a información, por cuenta propia indagaba sobre el arte. No existían bibliotecas, menos internet. Pero mi afán siempre fue dar u n paso mas, realizar mis sueños.

230082_414019115332061_156972066_nCreo que esa noticia no le agradó mucho a mi familia, quizás porque estaban esperanzados en que fuera una persona común, pero mi madre siempre me apoyó con todas las decisiones que tomaba. Algunos hacían comentarios sobre muchas cosas, una de ellas era: que los artistas se morían de hambre! No lo creía!, al contrario me fortalecían más.

Realmente yo no quería ser millonario por el arte, simplemente vivir a plenitud haciendo lo que más me gustaba, fue allí donde principie a dedicarme con mucho empeño a la pintura.

Algo dentro de mí decía que siguiera buscando mi camino, la pasión por crear se hacía cada vez más fuerte. Pero a nadie le interesaba el arte en mi pueblo, bueno, sólo a mi familia, mi abuelito Güicho Q.E.P.D. me pedía que le mostrara siempre lo que hacía, sus palabras me instaban aún más, me recuerdo que me decía: -seguí mijito, con paciencia, con lucha llegarás a cumplir tus metas. Cree en vos mismo, tu sacrificio te recompensará.” sabio el abuelito.

Lo más conocido en esa época era el arte Naif o más conocido como primitivismo, por las influencias de nuestro pueblo vecino Santiago Atitlán, inmortalizando este estilo el conocidísimo pintor Juan Sisay. Yo tenía el sentimiento de ir más allá y querría hacer cosas diferentes. Por crear conceptos figurativos y abstractos muchos pensaban: -¡Qué era lo que fumaba! A nadie le gustaba mi concepto sobre el sentimiento que plasmaba en los lienzos, pero creí que tenía que pintar para mí, no para nadie más, nunca esperé que alguien tuviera una obra mía colgada en su sala, porque siempre me decían en forma despectiva ¿Eso qué es vos?

10629425_754978314569471_93961351899561060_oEscuchaba sobre grandes personajes que existieron en San Lucas Tolimán en el ámbito del arte, escultores, pintores, músicos: pero ellos lo hacían únicamente por pasatiempo o hobbies, tenían otras profesiones y no se dedicaban de lleno a ello, claro — conociendo la situación, que nadie invertía en el arte, eran muy sabios, yo sí tenía esta inquietud de vivir para el arte.

Con mis pocas posibilidades me agenciaba de pinturas y pinceles. Al principio no pintaba en lienzo, porque me salía muy caro, empleaba pedazos de madera que encontraba.

Mas tarde me dediqué al dibujo de la figura humana, específicamente a los retratos, era más económico: solo papel y lápiz. Empezaba a tomar conciencia de lo que estaba haciendo.

Llegué a Quetzaltenango a estudiar, gracias al apoyo incondicional de mis tíos, Jaime Chávez y Sonia García. Es allí donde conocí a un gran maestro de la plástica quetzalteca, Miguel Angel Ixcot, quien fue mi mentor. Me corrigió mis primeros trabajos, me instó a seguir adelante, me transmitió sus conocimientos sobre el arte y me enseñó muchas técnicas. Siempre le estaré muy agradecido,endeudado por su fina atención y paciencia que tuvo conmigo. También me inculcó la pasión por la literatura. Prestandome sus libros y catálogos de grandes maestros desde los renascentistas hasta los más contemporáneos.

Estaba agradecido con la vida, por estar con una persona culta, artista en todo sentido. Ahora era mi gran amigo, confidente. Respetaba cada crítica que le hacía a mi trabajo, él fue como mi “curador,, personal. Convivimos tantas cosas; hasta que llegó el día que me dice: “Llegó momento de darle rienda suelta a la imaginación, emprender el camino de la creación por tu cuenta, „fue cuando comprendí que el arte iba más allá,era una búsqueda constante de sí mismo, incansable e inconformista. Él me había dado las claves para emprender mi propio camino como pintor, -decía siempre-: “trabajo y más trabajo”.

Principié a tener mis propias ideas y técnicas, experimentando mucho, equivocándome también. Me lancé sin miedo a presentar mis propuestas entre los grandes pintores en diferentes certámenes nacionales de pintura. El fruto de mi trabajo constante fueron varios premios, como por ejemplo en 2007, el tercer lugar a nivel nacional de Helvetas Guatemala, en el Museo Nacional de Arte Moderno de la Ciudad Capital, en el 2009, el primer lugar en el certamen prestigioso, Arturo Martínez en Quetzaltenango, fue la ciudad que me formó como Artista. En el 2011 gané el primer lugar en el certamen También tuve la oportunidad de representar a Guatemala en la JV Bienal Intercontinental de Arte en Quitó, Ecuador (2012),,.

Sin embargo este tiempo no fue nada fácil. Tuve muchos obstáculos, ¡fueron otras épocas!

10470789_687252638008706_3013397286375739513_nMe sentía muy solo, el único consuelo era la pintura. Un soñador provinciano sin títulos académicos -<papeles importantes para ser aceptado en galerías)— esto no le parecía a la sociedad, cerrándome las puertas. Como en muchos ámbitos, también en el arte Guatemala es muy centralizada y elitista. Muchas veces el apellido y la clase social valen más, no el trabajo y el talento. No me frustré, al contrario, seguía adelante adquiriendo más conocimientos, recibiendo buenas críticas. Estaba consciente de que nunca iba a estar satisfecho de lo que obtenía. Eso me hacía trabajar más de la cuenta, muchas veces noches enteras.

Uno de mis compromisos con mi pueblo era fortalecer la cultura y el arte, por eso solicitaba en diferentes instituciones formar una escuela municipal de dibujo y pintura: desde el Ministerio de la Cultura hasta las Alcaldías. Dada la gran capacidad artística que posee San Lucas Tolimán, convencido de la importancia de ayudara las nuevas generaciones, creando espacios para el desenvolvimiento de inquietudes artísticas. Es un tanto vergonzoso, ni el Arte ni la Cultura tienen ninguna ganancia, por eso no les interesaba. Nunca me dieron una respuesta. Como siempre se escondían o inventaban algún compromiso para no atenderme. Quería apoyara los jóvenes, con mi poco conocimiento en la plástica, nuevamente estaba solo, sin apoyo.

Hoy la juventud tiene más sentimiento por el arte. Sienten más necesidad de expresarse. Pero a estas inquietudes les hace falta un espacio adecuado, entonces a todas las nuevas generaciones les digo que siempre debemos de creer y construir nuestros sueños cada día, sólo ellos nos harán felices, la lucha tiene que ser constante, con mucha persistencia, sin esperar nada de los demás, únicamente nuestra dedicación, de esta manera encontraremos la plenitud de vivir, deseo que San Lucas vuelva a tener sus tiempos de Gloria, con el sentido de unificar esfuerzos, habilidades, valores, sin egoísmo, sin rencores. Pensando  en bien común: el amor al arte.

Tomado de: Loy Chorti del Libro  origen de San Lucas Tolimán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s