Historia de la Comunidad del Porvenir


El Pourvenir y otras dos comunidades, Tierra Santa y Toltoya. fueron formados  por monseñor schaffe debido al deslave ocurrido  en el Porvenir el 13-09-2002El Porvenir significa “Logro de Tierras” así lo bautizó el dueño al comprar una fracción a la finca Santo Tomás Perdido, cuya fundación fue en 1960 donde habitaban 10 familias en la ranchería, la finca contaba con un patio para secar café, una caballeriza, y un pozo de abastecimiento de agua de los habitantes.

Las primeras familias eran provenientes de Chichicastenango, se supone que fueron traídos por el mismo dueño de la finca, que es oriundo de ese lugar, los idiomas que hablan son: k’iche’, kaqchikel y español, una parte de la finca esta conformada con terrenos de Tzalamabaj, que compró un señor que solo fue conocido como Don Juan, cuando él falleció pasó en manos de don Abel Rodas Soto, al fallecimiento de este señor, quedó en poder el señor Oscar Rodas Soto, y finalmente quedó al mando del señor Rodolfo Martínez Soto.

En l972 el señor Ricardo Riquiac Guzmán, fue una persona importante en la comunidad, se preocupó por la educación de la población debido al índice de analfabetismo que imperaba entre los habitantes. Una de sus actividades más importante fue alfabetizar a la población a través de las escuelas radiofónicas emitido por la Radio La Voz de Nahualá, y en la vida espiritual fue el primer catequista de la comunidad, fruto de este trabajo en la actualidad existe un comité de catequistas dirigido por Tomás Buchan, Félix Castro, Gabriel Pantoj Modesto Castro, Manuel Jerónimo, José María García, Juan Salvador Pantoj y Tomás Pantoj, también existe una organización de mujeres encabezada por la promotora Petrona Castro con una experiencia de 20 años de servicio comunitario.

El 04 de febrero de 1,976, el  terremoto destruyó algunas casas de la comunidad, el 18 de septiembre de 1,991 otro terremoto casi de igual magnitud sacudió el lugar sin lamentar daño alguno. En 1,980 inició seriamente el conflicto armado interno el cual se lamenta el asesinato del señor administrador José Álvarez González el 6 de enero de 1980.

Entre las principales costumbres están las siguientes: El día de acción de gracias en honor al agua que abastece a los habitantes, aniversario de la iglesia católica construida por la parroquia de San Lucas Tolimán, día de la Virgen de Concepción, la inauguración del salón comunal que fue construido por la parroquia, la tradicional celebración de Semana Santa y la fiesta titular de la comunidad en honor al niño Dios el 24de diciembre.

Siendo el día jueves 12 de septiembre del 2002, alrededor de las 21:00 horas, generada por las fuertes lluvias, una avalancha de lodo, árboles, y rocas de gran volumen descendió del volcán Atitlán, sobre la comunidad de El Porvenir, Municipio de San Lucas Tolimán, Sololá.

La comunidad del El Porvenir tenía 84 familias y 459 habitantes, Con el evento se destruyeron totalmente 15 viviendas y parcialmente destruidas quedaron 13. Los muertos rescatados ascendieron a 30, de los cuales 28 fueron plenamente identificados y dos no. El cual la totalidad de muertos ascendió a 32 personas, entre ellos niños, mujeres y hombres. 
Durante las primeras 72 horas, la emergencia fue atendida por pobladores de la propia comunidad, las comunidades vecinas, bomberos voluntarios, ejército, municipalidad y pueblo de San Lucas Tolimán, sociedad civil del municipio y del resto del país, así como las autoridades del distrito y área de salud, quienes trabajaron en rescate de las víctimas, apoyo para la identificación de los desaparecidos, traslado de víctimas a hospitales y de los afectados a los albergues.
17 personas resultaron heridas y golpeadas, las cuales fueron trasladadas y atendidas en el Hospital parroquial de San Lucas Tolimán. Y tres personas referidas al Hospital Nacional de Sololá. Se organizaron dos albergues en la cabecera municipal, uno ubicado en el Liceo Escolar Bethel, donde fueron alojadas 97 personas, siendo la mayoría niños y niñas; y el otro en Casa Feliz, de la Parroquia local, donde se ubicaron 106 personas. Experiencias de la vida que nunca se olvidan, pero gracias a Dios y por personas que ayudaron de manera altruista, se habiba en un lugar más digno a un costado de la Finca Santo Tomas Perdido, juntamente con las comunidades de Totolyá y Tierra Santa.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s